Mis padres nacieron en un mundo en el que los discos de vinilo y la radio eran la norma, en el que no había más de una televisión por cuadra y, con suerte, un teléfono cada cierto número de manzanas. Menos de un siglo después, Netflix, YouTube, Spotify, el correo electrónico, Whatsapp y Skype han multiplicado las posibilidades de manera exponencial. ¿Han podido nuestros abuelos, padres y tíos adaptarse a esos cambios?¿Están disfrutando del mundo de oportunidades de comunicación, entretenimiento y desarrollo personal que estas plataformas (y tantas otras) significan? Ya sea por temor, por no saber a dónde recurrir o por falta de “maestros familiares” que los inicien en el uso de estas tecnologías, muchos adultos de +60 se sienten ajenos a ellas. Para algunos es frustrante. Para otros, una materia pendiente. Para todos, una fabulosa oportunidad de conectarse con el mundo, con sus familias y sus intereses de formas que jamás soñaron.

Muchas veces los adultos más jóvenes no tienen tiempo o paciencia (hay que decirlo) para hacer esa transmisión de conocimientos. Ofrezco espacios de aprendizaje para que las oportunidades que la tecnología nos da lleguen a todos los que tengan curiosidad, ganas o necesidad de utilizarlas.

Contame en un mensaje cómo puedo ayudarte a que te amigues con la tecnología y disfrutes de todo lo que hace posible o qué adulto +60 de tu familia podría aprovechar un lugar como este.

 

Anuncios